17Agosto2017

Competencias Laborales

Competencia1
Competencia2
Competencia3

Certificación de competencias laborales, un desafío para Uruguay

LSQA, como Organismo de Certificación de tercera parte decidió llevar adelante la Certificación de Competencias laborales bajo la Norma internacional ISO 17024 y estándares específicos requeridos conforme a la demanda de los distintos sectores del trabajo, con el objetivo de transparentar y hacer más eficiente la búsqueda de trabajadores calificados. Se evalúa la experiencia y formación de operarios y profesionales, pero además se identifican las aptitudes, actitudes y comportamientos que pueden observarse.

La certificación de competencias en Uruguay es un tema políticamente clave, en función de la actual realidad que vive nuestra región y el mundo. En este sentido la decisión política de los gobiernos del MERCOSUR, de promover la libre circulación de trabajadores va en sintonía con los objetivos estratégicos de Uruguay y de LSQA.

En el 2012 LSQA, como Organismo de Certificación y la Dirección Nacional de Industrias (DNI) decidieron llevar adelante la primera certificación de Competencias, con la creación del SINACC IS/END (Sistema Nacional de Certificación de Competencias para Inspectores de Soldadura y Operadores de Ensayos No Destructivos).

A comienzos del 2013 se conformó un Comité de Funcionamiento, el cual tuvo a cargo el armado e implementación de este Sistema. En dicho proceso se generó un Esquema de certificación, se convocó un Consejo de Certificación, y una Gerencia Técnica.

Siguiendo las recomendaciones de la OIT, para las primeras etapas de implementación de un Sistema de Certificación de Competencias en un país, se comenzó a trabajar en la Certificación por Reconocimiento.

Así fue como en diciembre del 2013, se lanzó el primer Llamado de Certificación por Reconocimiento de Inspectores de Soldadura y Operadores de Ensayos No Destructivos.

Gracias a este primer llamado se pudo reconocer a 150 profesionales que han venido trabajando desde hace años en nuestro país en esas dos áreas específicas.

La siguiente etapa en la que actualmente está trabajando LSQA es la conformación de la estructura, documentación y recursos necesarios para lograr la Certificación mediante exámenes teóricos y prácticos. Para ello se buscará la colaboración del sector público y privado a fin de poder proveer la infraestructura y el equipamiento adecuado.

Dicho sistema apunta a lograr una mayor inserción en el mercado laboral, mediante la calificación de la fuerza de trabajo. Se propone además, aumentar la productividad y competitividad a nivel de las organizaciones implicadas y como país dentro de la región; y contribuir a la inmersión de los trabajadores en una nueva sociedad productiva y tecnológica.

Cultura del trabajo para el desarrollo

Desde el año 2013 LSQA participa activamente en la Red Latinoamericana de Gestión por Competencias y Organizacionales Sostenibles del Nodo Uruguay de OIT/Cinterfor. El mismo se reúne periódicamente año tras año y organiza mini encuentros de intercambio de experiencias a nivel país.

A principios de este año, organizó un taller sobre “Competencias y Cultura del Trabajo para el desarrollo, del cual participaron representantes de diferentes organizaciones públicas y privadas. El actual Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, fue quien dio la apertura a dicho encuentro y explicó los objetivos principales de su gestión, dentro de los cuales se encuadra la implementación de Cultura del trabajo como uno de los planes estratégicos del Ministerio para este próximo quinquenio.

Alineado a este objetivo estratégico, LSQA junto al Nodo Uruguay de la red viene trabajando activamente.

Dentro de los tópicos y desafíos abordados en este taller, se destaca la necesidad de mejorar la calidad del trabajo y crear una ética del trabajo en nuevos escenarios cambiantes. Dado que hoy existe una mayor movilidad laboral, social y geográfica. Nuevos aspectos requieren de una atención prioritaria tales como aquellos que hacen a la equidad de género, al desarrollo de sistemas de formación profesional e inserción laboral.

Hoy asistimos a cambios drásticos en la organización del trabajo. Aspectos tales como estrategias de liderazgo, clima laboral y evaluación y certificación de competencias se tornan vitales para el mantenimiento y desarrollo de las organizaciones, aspectos que además hacen a las mismas más competitivas en una realidad cada vez más cambiante y exigente.

Podría decirse que actualmente el concepto de “cultura de trabajo” es distinto al que se concebía hace décadas atrás. Cambió la relación del trabajador con la organización de su empresa. Nos enfrentamos además a cambios generacionales y tecnológicos en las organizaciones. Hay una mayor búsqueda del desarrollo personal. Hoy existe un compromiso del trabajador para con su organización, pero distinto al que se concebía como un temeroso mandato que implica el riesgo de perder el empleo. Hoy, el compromiso está dado por la reciprocidad entre el trabajador y la organización y viceversa.

También se hace cada vez más evidente una búsqueda del equilibrio entre el trabajo, la vida social y la familia.

Así mismo, las empresas buscan retener a sus empleados. Muchas de ellas se enfrentan al “todo ya”, paradigma de la inmediatez de nuestro tiempo, según el cual, especialmente las generaciones más jóvenes piensan que “ya cumplieron un ciclo dentro de la empresa” y optan por buscar nuevos horizontes en donde puedan desarrollarse.

Así mismo, cada vez se oye más el concepto de “bienestar laboral” como nuevo paradigma, es decir disfrutar del trabajo, realizarse mediante el mismo.

Otros conceptos que están creciendo y difundiéndose en nuestro país es el de Competencia, Evaluación por Competencia y Certificación de Competencias. La evaluación y certificación de competencias es hoy la mejor herramienta que pueden ofrecer las organizaciones a sus empleados e implica la sostenibilidad de la empresa con posibilidades de mejora continua tanto para el empleador como para sus empleados.

Actualmente, las empresas están prestando una marcada atención a lo que se denominan “competencias blandas”. Dicho interés surge a partir de distintas dificultades que se manifiestan hacia el interior de las empresas. De hecho, una persona puede tener una excelente competencia técnica, pero un mal desempeño en su comportamiento y relacionamiento con el resto del equipo de trabajo.

Si bien muchas organizaciones aún no están preparadas para implementar una evaluación por competencias porque lo consideran una pérdida de tiempo o no cuentan con los recursos ni estructura suficiente, o lo viven como una amenaza al conferir un reconocimiento a sus empleados y que los mismos se vuelvan competitivos frente a los mandos medios y altos; la realidad es que una organización que no delega poder, no puede crecer. Es preciso romper con la estructura vertical y comenzar a inculcar una nueva cultura abarcativa y participativa de trabajo. Para ello es necesario la capacitación, inculcar a los trabajadores los conceptos y los medios para desarrollar un perfil de auto-liderazgo, con actitudes pro activas y con objetivos claros. Se necesitan organizaciones abiertas a adoptar nuevas ideas y dispuestas a abandonar viejos patrones de liderazgo caracterizados por líderes burocráticos, que acumulan y retiene poder, sino más bien líderes empáticos y democráticos, alineado a los objetivos estratégicos de la organización que trabaje codo a codo con sus empleados.

Se necesita crear un buen clima laboral, fomentar y desarrollar una comunicación fluida, no sólo vertical sino también horizontal; construir redes hacia adentro y hacia afuera; formar y gestionar con equidad.

Es preciso que los empleados individualmente empiecen a visualizar el trabajo como una parte ineludible de un proyecto personal. Y que las organizaciones sean capaces de hacerle ver a sus empleados el “sentido” que tiene la tarea que está desarrollando dentro de la organización. Al darle sentido al rol que cada uno ocupa dentro de una organización se le confiere sentido y valor a su trabajo y por ende a su vida.

Bajo el paraguas de un contexto tan cambiante y diversificado, LSQA como Organismo de Certificación ha encarado el desafío de desarrollar la certificación de Competencias en Uruguay, tomando como marco, la Norma internacional ISO 17024 y los éstandares ya vigentes en otros países. En los casos donde no exista aún un estándar a certificar, el mismo se podrá elaborar con la participación de todos los actores implicados, tanto desde las organizaciones y empresas, como así también, con la participación de las cámaras del sector en cuestión y los gremios o sindicatos. Estos actores conformarán un Comité Técnico y sobre la base de su saber y experiencia podrán confeccionar un estándar, que deberá ser validado para que pueda ser certificado.

LSQA junto a la OIT en Latinoamérica

Además de desarrollar la Certificación de Competencias en Uruguay, LSQA participa activamente con OIT Cinterfor en actividades relativas a la Gestión y Certificación de Competencias.

El Centro Interamericano para el Desarrollo del Conocimiento en la Formación Profesional (OIT/Cinterfor) es un servicio técnico de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), creado en 1963, y establecido en Montevideo, Uruguay, para dar respuesta a las necesidades de las personas, las empresas y los países, en materia de formación profesional y desarrollo de los recursos humanos. Actúa como núcleo articulador de una red de gestión del conocimiento de instituciones y organismos relacionados con estos temas.

OIT/Cinterfor, junto con sus miembros y el establecimiento de alianzas de colaboración, contribuye al cumplimiento del mandato de OIT, potenciando los recursos disponibles, incluidos los conocimientos técnicos especializados, las competencias profesionales, la tecnología y la innovación, hacia el logro de resultados, tales como: Desarrollo de las competencias laborales para aumentar la empleabilidad de los trabajadores, la competitividad de las empresas y la capacidad integradora del crecimiento; fomento de la cooperación Sur-Sur y triangular en la formación profesional; Empresas sostenibles que generen trabajo decente y productivo; fortalecimiento del tripartismo y el diálogo social; reducción de la pobreza y de la exclusión social; promoción de la formación en el trabajo para el mejoramiento de la seguridad y salud ocupacional entre otros.

Además de participar en las actividades propuestas y recomendadas por OIT Cinterfor, LSQA es miembro partícipe de la RED LATINOAMERICANA DE GESTIÓN DE PERSONAS POR COMPETENCIAS Y ORGANIZACIONES SOSTENIBLES.

Esta RED ha sido concebida en el 2009 como una comunidad de aprendizaje presencial y virtual, dinámica y abierta a nuevas incorporaciones, enfoques y aportes.

Desde su creación en el 2009, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a través de sus oficinas en la Región y Cinterfor, ha venido apoyando el desarrollo de la RED y de los Nodos Nacionales, tales como Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, México, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Los sucesivos resultados de los encuentros han ido consolidando la comunidad y nos impulsan a continuar creciendo y ampliando horizontes.

Se han llevado a cabo encuentros en Río de Janeiro, Santiago, Chile; Nuevo Vallarta, México; Montevideo, Uruguay; Bogotá, Colombia; Florianópolis y el último que se llevó a cabo en Octubre de 2015 en Puebla, México. La temática abordada en el último fue "Competencias: Eslabón hacia la Productividad y Sostenibilidad en las Organizaciones".

La organización del 7mo Encuentro coincidió además con la celebración de XX años de la creación del CONOCER, Entidad del Gobierno Federal de México, responsable de promover, coordinar y consolidar un Sistema Nacional de Competencias de Personas.

En suma y sin lugar a dudas, la certificación de competencias redunda en beneficios para cada uno de los actores sociales involucrados. A los trabajadores se les reconoce lo que saben hacer bien, además de permitirles evaluar sus competencias y conocer en qué situación se encuentran respecto a la demanda. A las empresas les brinda una herramienta estratégica para la identificación, el desarrollo, el reconocimiento y la promoción del personal, vinculando la gestión del recurso humano con los criterios de competitividad con calidad, e incluso con los de equidad de género. En tanto que a las cámaras empresariales les sirve para proveer un servicio de promoción de seguridad industrial, de calidad y formalización del trabajo a las empresas adheridas. Los sindicatos por su parte, aportan el saber para la elaboración de estándares que aún no han sido creados, conforme a la especificidad del desempeño requerido. Es así como colaboran en la elaboración de las normas de competencias de la actividad, y en las diversas actividades de capacitación que ofrecen a sus afiliados.

La implementación de la certificación por competencias tiene como fin la búsqueda de la excelencia, un mayor grado de responsabilidad y compromiso para con las demandas internas y externas del mercado, lo cual resulta en una posición de privilegio a la hora de ingresar en el más alto índice de competitividad dentro del mercado global.

 

 

logo-footerLSQA Oficina Corporativa
Av. Italia 6201 | Edificio "Los Tilos" piso 1
     11500, Montevideo - Uruguay

Tel: (+598) 2600 0165 | Fax: (+598) 2604 2960
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

newsletter2

 

0
 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar